26 mar. 2016


DEL VESTIDO DE JESÚS


Sumergida en la penumbra
de la angustia que corroe
atacando las entrañas
y colgajos de mi carne
por mil días con sus noches
me he creído por Jesús abandonada
despojada de la fuerza y el valor
que conocí desde la cuna.

De mañana muy temprano
y después de cruentas noches
con sus largos días negros
ha llegado a visitarme
con sus luces la esperanza.
resbalando por mi asombro
presurosas cruentas lágrimas.

Esperanza luz de vida
Esperanza dulce nombre
esperanza mano amiga
no vienes sola esperanza
siempre hay alguien que te trae
del vestido de Jesús
vienes siempre acompañada.
Francisca Avaria M.
Publicado en : CADA LUZ UNA LUCIÉRNA CADA LUCIÉRNAGA UN POEMA.

2 comentarios: