16 abr. 2012

NIEVE O POLVO DEL CAMINO. Autora Francisca Avaria M.










Versos acosadores que desordenan  
mi vida
quieren que sobre el todo y sobre la nada
escriba
me desordenan me ordeno lo logro 
y no lo consigo.
.............
En el vuelo del descanso alumbrarán 
mis sentidos
llegaré al fin de la cuesta y por fin
allá en la cumbre
los grabaré sobre nieve o en el polvo
del camino.
...............
Versos que el viento atrevido robará
a las altas cumbres
los sueños jamás logrados o los triunfos 
conseguidos.
sueños que antes de ser del viento
fueron míos solo míos.
.............
¡Ay versos acosadores si no es hoy día 
es mañana
los sacaré de mi pecho con mis manos
artesanas
como el cobre es extraído con sudor 
desde las minas.
...............
Nunca serán de suculentos valores 
cual criollos minerales
serán solamente versos hijos
del rigor nacidos
hijos de noches de insomnio versos 
con polvo adherido.
Propiedad Intelectual.
                                                                       

5 abr. 2012

LA OBRA DE TUS MANOS. Autora: Erika Avaria R.Joven poeta chilena fallecida en Barcelona España en Agosto del 2010




Traigo la fuerza
que emerge de mi raíz
y mi linaje
fuerza que libera
la ignominia
de este sub mundo
donde a diario
sigo redimiendo
mis quebrantos.

Buscando tal vez
un indicio
para hallar
en mi puñado de barro
la obra de tus manos.

2 abr. 2012

ENTONCES. Autora: Francisca Avaria M.


Cuando el sol en grito desgarrado
su cuerpo congelado palpe
cuando el sendero nos cierre el paso
ya sin cordura y en sombras sumergido.

Cuando los peces de los ríos y los mares
no encuentren en su memoria 
los recuerdos de las aguas 
que antaño les mecían.

Y  las flores en inútiles esfuerzos
no logren mostrarnos sus colores
ni en dulces aromas nos sumerjan
entonces sabremos los humanos
que se acerca el fatídico momento.

Cuando las estrellas ya no pinten 
con brillos de plata sus pestañas
y la luna baje a la tierra en busca
de la ausente frescura de las aguas
para apagar las llamas que la envuelven.

Y cada grano de angustiada tierra
desconozca a los hijos de su vientre
y candente nos llague las pisadas
con el fuego emanado de su vientre.

Cuando se tiñan de rojo los otrora
océanos de azulados reflejos
Entonces sabremos que el hombre
cumplió con su propósito inconciente
de destruir el todo y destruirse.